Almudena GRANDES: El corazón helado

En las últimas dos o tres semanas he leído (y casi no he hecho otra cosa, porque son 930 páginas) “El corazón helado”, de Almudena Grandes.
Me gustaría en este momento recomendar el libro. Literariamente, estructuralmente, estilísticamente, es uno de los mejores que he leído recientemente. Pero además es un libro importante en muchos sentidos, además del de la calidad literaria. Todos los españoles deberían leerlo, si quieren saber quiénes somos los españoles, cómo es España.

La trama principal es una hermosa y apasionada historia de amor, pero detrás de ella están otros temas desde mi punto de vista más importantes, como son: la dignidad humana; el anhelo de venganza; la necesidad de saber frente a la comodidad de desconocer; la oposición entre los que creen en la ciencia y en el progreso, y los que desde su caverna creen que es mejor la ignorancia y la ceguera; la traición y la impostura; la entrega y la generosidad…

El libro se adentra en los avatares de dos familias, el origen de los cuales se remonta a los tiempos de la Guerra Civil Española y su posguerra.  Exiliados, fusilados, inválidos de guerra (caballeros mutilados de un bando frente a jodidos cojos del otro), voluntarios de la División Azul, masas de españoles encerrados en campos de concentración, maestros republicanos, arribistas que militaron simultáneamente en la Falange y en las Juventudes Comunistas Unificadas, a la espera de jugar sus cartas a su conveniencia según el curso de los acontecimientos, son algunos de los tipos humanos que aparecen.

El asunto gira en torno al expolio que sufrieron los exiliados republicanos por parte de ciertos elementos afectos al régimen, al amparo de la Ley de Responsabilidades Políticas (promulgada en zona rebelde en febrero de 1939 y que se siguió aplicando hasta 1966), así como a la consideración de lo que es victoria y lo que es derrota. De hecho el libro termina citando la frase de un Antonio Machado que parte hacia el exilio:
“Para los estrategas, para los políticos, para los historiadores, todo está claro: hemos perdido la guerra. Pero humanamente, no estoy tan seguro… Quizá la hemos ganado”.

Y es que junto con Galdós (referente novelístico), es Machado (referente humano) el inspirador del espíritu del libro. También del título:

Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

Gracias, Almudena Grandes.

Armando Silles (Dpto. de Lengua y Literatura)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: